¡Fuerte susto, cristiano!

logo_dgtMe llega una carta, entre varias más. Pero esta era de la DGT. ¡Mi madre del alma! ¡Esúuuuuuu! Se me subió el nivel de la hemoglobina, el de la albúmina, la tensión, el ácido úrico y el azúcar. Fuertes sudores, hermano…

Información del vehículo, dice. Bien resaltada, la matrícula, y bien detallados tanto los datos del coche como los míos. En llegando al final de la página, casi no acierto a leer, ¿pero dónde me habrán cazado, si yo soy más lento que un caballo de escayola? ¿Y la cuantía? ¡Ay, Dios mío!

Al fin leo una carta que acompaña semejante informe: Que es que su coche tiene más de diez años, caballero. Y le mandamos un informe a ver si hay algún fallo, o algo.

¡Madre que los parió!

Navidad otra vez.

Belén recortadoEl labrador ara su tierra con su yunta de vacas, la Morena y la Pajarita. Asoman sus cabras, y sus díscolas gallinas, que el fiero gallo le cuida.

El Portal emerge un año más, con lo que a él le gusta. Y a lo lejos, los Reyes Magos, traen la ilusión que bien supo transmitir.

Algún día habrá una mujer lavando. Y antes o después, que uno nunca sabe, los villancicos no sonarán más, la Nochebuena se irá y nosotros no volveremos más.

Pero hoy la Navidad vuelve a resonar con alegría. Feliz Navidad a quien me lea. Y a quien no.